miércoles, 24 de diciembre de 2014

Viaje sorpresa a Barcelona : Día 3


Pensé que no tendríamos mucho que hacer un domingo pero Barcelona nunca duerme así que había suficiente que hacer y nos lo pasamos genial. Echad un vistazo a lo que hicimos el tercer día en Barcelona.
Como era domingo decidimos levantarnos un poco más tarde y me tomé un baño en el hotel lo cual fue muy relajan. Luego fuimos a tomar un gran desayuno y decidimos ir caminando hasta la famosa Sagrada Familia ya que estaba relativamente cerca a nuestro hotel. Fue otro día soleado pero frío así que fue un paseo agradable hasta este emblemático lugar. 
La Sagrada Familia es una iglesia muy grande que fue diseñada por Gaudí. Aún no ha sido acabada aunque comenzaron a construirla en 1882 así que es un trabajo a medio completar y ¡probablemente lleve otro siglo más en acabar!


La Sagrada Familia no se parece a nada que haya visto jamás, Gaudí realmente plasmó su estilo en esta enorme y extraña iglesia, es un sitio realmente curioso de visitar. Aunque eran las 11 de la mañana había muchísima gente y ¡averiguamos que había una cola de 3 horas para entrar!

Íbamos a comer con unos primos de mi novio así que no podíamos esperar tanto. En vez de entrar fuimos a un bonito mercado navideño que estaba al lado de la Sagrada Familia. Fue mejor que el mercado del día anterior porque no había tanta gente. Tenía los dedos congelados así que me compré unos guantes (muy olorosos, aún olían a la oveja de la cual provenían, jaja)

La familia de mi novio nos vino a recoger y fuimos a comer a su casa. Prepararon una barbacoa con chuletas, churrasco, chorizos y calçots que son unas cebollas verdes que se hacen en la barbacoa. Es muy típico de Cataluña así que estuvo genial tener la oportunidad de probar comida tradicional. También estuvo muy bien oír y conocer más sobre su vida en Barcelona. 
Después de comer decidimos ir a Montjuic a ver la Villa Olímpica de la ciudad. Me acuerdo de cuando España tuvo las Olimpiadas en 1992, fue emocionante y todo el mundo en España se sentía especial e importante. Esta zona entera de la ciudad se desarrolló para la ocasión y me pareció interesante visitarlo. 
El primer sitio que visitamos fue el Estadio Olímpico que fue hogar del fútbol club Espanyol durante muchos años. Ahora se usa para diferentes eventos deportivos y para conciertos, ¡de hecho Elton John estuvo ahí el día anterior! El estadio es bastante impresionante y me encantó visitarlo. 


Paseamos alrededor del estadio para echar un vistazo a la Torre de Telecomunicaciones de Montjuic que se conoce como la Torre Calatrava. Se construyó para retransmitir las Olimpiadas por televisión y es muy impresionante porque se hizo para que pareciese un hombre con la llama olímpica. Es muy alta y aún se usa hoy en día. 


Cuando anocheció volvimos al centro de Barcelona y decidimos caminar hasta algunos de los famosos edificios de Gaudí. Están en Paseo de Gracia y alrededores y son la Casa Batlló y La Pedrera. Desgraciadamente llegamos tarde a ambos así que no pudimos entrar. No obstante vale la pena visitarlos y no se parecen a ningún otro edificio. La Pedrera estaba en obras en la fachada así que no la pudimos ver bien pero fue un agradable paseo a esa zona de la ciudad. 


Continuamos disfrutando del espíritu navideño de la ciudad con sus calles llenas de gente de compras y saliendo a tomar cañas con los amigos. Me encantó ver las tiendas de lujo en Paseo de Gracia, ¡babeaba al ver bolsos Chanel, maravillaba en el escaparate de Miu Miu y me quedaba apampada viendo bolsos de Balenciaga!

Todo estaba tan decorada y me encantó en particular el enorme árbol de navidad de Tous que mostraba mensajes navideños que la gente enviaba al Twitter de la marca. Me pareció una idea excelente y mucha gente rodeaba el árbol esperando ver su mensaje expuesto.


Era hora de cenar e intentamos buscar por internet qué sitios eran buenos para comer. Siempre me parece difícil encontrar un buen lugar de esta manera así que acabamos en un restaurante que pasamos en Paseo de Gracia. Estaba muy bien decorado y tuvimos una agradable cena aunque con bastante frío ya que era de puertas abiertas. 



Fue un día largo y divertido así que volvimos a nuestro hotel para pasar la última noche en Barcelona.